domingo, 26 de diciembre de 2010

Mis miradas a Wikileaks

Bien, pues Wikileaks ya fue establecida como "independiente" (y por ello, para algunos, confiable).

Le han dado toda la publicidad posible en los medios masivos, incluyendo gobiernos, como el de EUA que esta "muy enojado con wikileaks" y su fundador y cara visible Julian Assagne;
claro, en toda charada debe de haber personajes; otro paladín, otro caudillo, otro héroe/villano,
otro personaje desconocido del cual poco a poco "descubrimos" que también es humano,
sus defectos y errores -como tener sexo sin condón- para que la gente pueda identificarse con él.
Antagonizarlo con el gobierno de EUA (y otros) para ganar la aceptación de los antisistema y reaccionarios que no ven mas allá de sus narices.
Eso ya está. ¿Quién podría imaginar que la agenda de wikileaks está dictada por los mismos grupos de poder a los que acusa?

How convenient! -léase como Chruch Lady, personaje cómico de Dana Carvey-


¿Y ahora?
Es la pregunta del -diré una cifra nomás para indicar su importancia- millón de dólares. O trillón.
El dinero es lo de menos cuando se controlan los medios de producción, de comunicación, la tecnología, la fabricación de dinero, los gobiernos y muchísimos otros etc's.
Los grupos de poder, independientemente de las diversas y más alocadas "teorías de la conspiración" existen, operan, determinan indirectamente -y es ahí donde cada peón puede dormir por las noches- el futuro de las personas de a pie, de los pueblos de naciones enteras por todo el mundo.

El problema con las revelaciones de Wikileaks es que dice lo que todos ya saben y, además, a nadie importa.

Por ejemplo, lo mas recientemente publicitado en los medios nacionales y algunos internacionales:
Que la SEDENA (el ejército mexicano) no confía en la Policía mexicana en la llamada guerra contra el narco.
No hace falta comentario alguno al respecto.

Ahora bien, si revelara wikileaks que Carlos Salinas mandó matar a Luis Donaldo Colosio por medio de fulano según registros del día tal a tales horas...
Pero no. He ahí por qué no sólo se trata de cosas conocidas, al menos por la gente, extraoficialmente, sino que además son cosas que a nadie importan.
No son datos útiles, no causa nada, no mueve a nada, ni siquiera a la reflexión.


Pero entonces, porqué tomarse tanto trabajo en crear a Wikileaks, darle tanto respaldo y credibilidad, tanta publicidad, tan constantemente; igual que una miniserie, cada semana o mes nuevas "revelaciones" y muchas veces definidas para un mercado específico -por ejemplo México.
(Ya me explico un poco más lo de los "reality shows" como fórmula en los años recientes.)

Pero la pregunta persiste. Porqué y para qué. En realidad esas dos uno se las puede imaginar.
-agregado:

Wikileaks tiene sentido sólo en este mundo sin sentido, me explico:
Por la nula credibilidad en los medios masivos de comunicación y en la "información oficial"
se generó la necesidad de que alguien, un ente externo e independiente, genere ahora las noticias, la información;
Ejemplo: si Felipe Calderón dice que el país va de lujo y todo está bien, o Lopez-Dóriga no dice nada sobre el secuestro de Diego, eso lo entendemos, y no sólo eso: lo esperamos.
Ya la gente, en nuestra infinita y estúpida conciencia colectiva, sabemos muy bien qué papel juega cada actor conocido. Ya no sólo dudamos de su veracidad, sino que confiamos en su falsedad.
¿Cómo enterarse de lo que ocurre en una escuela?
¿Leyendo un oficio del Director, o quizás el periódico local de la escuela?
No, lo haces con el chisme, lo que se dice en el baño.
Pero no te quedas con rumores: le preguntas a alguien conocido, que tenga la información de segunda mano; ese alguien que sabes no tiene interés en el tema y por tanto no tendría interés en dispersar mentiras al respecto y te jura que lo escuchó de la fuente misma de información.
Ese alguien es Wikileaks.

Si han leído antes mi blog, quizás este tema les recuerde cuando escribí sobre twitter.
Ciertamente son temas que van de la mano; sólo que Wikileaks ya es un ente informativo, "serio", sin fines de lucro (sic), e independiente, que enarbola la bandera de la verdad, etc. y no simples twitteros/bloggeros desconocidos a nivel internacional y cuyos círculos de influencia son mucho más limitados. Traducción: es mas fácil no creer en una persona x, que en wikileaks.

-fin del agregado

Mi mayor curiosidad es ver el cómo; será otra filtración por supuesto, pero esta será diferente, porque justificará acciones del gobierno/empresas que de otra forma serían inpensables. ¿Les suena familiar? Sí, e incluso la gente las pedirá. Felicidades.
Se que será pronto, de lo contrario no sería tan constante su presencia en medios; sería arriesgarse a la sobre-exposición, o simplemente un gasto infructuoso -y no me refiero de dinero.


Mi pronóstico: primer cuatrimestre del año 2011.

Será el inicio de la nueva temporada de Wikileaks.
Viejos personajes que todos aman/odian junto a nuevos actores en divertidas situaciones que lo joderán todavía más. Ojalá disfrute el show.


Feliz año nuevo.
Rodolfo López.

lunes, 4 de octubre de 2010

De película.


En Estados Unidos, el Comisionado Gordon llama a Batman.


En México, García Luna hace nuevo cine mexicano.


Por eso allá tienen a sus súper héroes, como Obama (carismático, popular, tipo Bruno Díaz o Tony Stark), y supervillanos (como Bin Laden, inalcanzable, astuto, amenazando con video mensajes pero jamás atrapado), donde el futuro del Mundo entero está en juego y ellos (quien más) tienen que hacer algo para "defenderlo".

Y por eso la película de México está llena de desgracias personales, de historias individuales que se cruzan, de leyes de Herodes donde al más puro estilo de humor mexicano, los mismos políticos se ríen de su corrupción e impunidad en la cara del pueblo, y el pueblo, más cínico e irreverente, se ríe de ellos y de sí mismos peleando por el precio del arroz, por la obra que construirán por acá y me estorba o, lo más seguro, votando en un concurso de Televisión. Y votando después en las elecciones por el mismo canal (partido), el mismo programa, pero en nueva temporada.

¿Y a qué me refiero con eso?
Pues que el SME, pese a que es (o era) un sindicato histórico, no se dedicaban a luchar por la justicia, ellos estaban muy felices trabajando.
Porque los padres de los niños muertos en la guardería ABC no eran paladines de la seguridad.
Porque Isabel Miranda de Wallace no era una investigadora ni detective.

Porque cuando allá les pegó un huracán, Katrina, todos voltearon a ver al villano, Bush, que no reaccionó pronto a la tragedia.
Y aquí en México mas bien nos apresuramos a hacer colectas de latas de atún; vemos más cerca esa tragedia personal, porque nos importa más la gente que no dormirá hoy en sus casas y sale en el noticiero llena de lodo que, digamos, exigir que los encargados de los ríos, presas y diques (gobiernos e instituciones) hagan bien su trabajo y minimicen los daños a las personas y su patrimonio, o que de verdad exista una planeación urbana responsable y relocalicen a la gente que vive en zonas de riesgo, etc. Esa exigencia, justa, hacia instituciones y representantes populares concretos, cuesta menos que todas las mantas, alimentos enlatados y pañales que ud. pueda mandar; y para algunos puede significar la diferencia entre vivir o morir por un mal aguacero.

Allá es Hollywood, todo debe ser enorme, escandaloso, como los desfalcos y los casos de corrupción multimillonarios, grandes explosiones como el 11 de septiembre o la de la torre de perforación que ocasionó un derrame de petróleo igual de escandaloso. Necesitan superbowls, megasupermercados, que se bese Madonna y Britney Spears.

México no. Acá somos tierra de Comalas, de pueblos olvidados, de tragedias silenciosas, como la deforestación, como la diabetes, como la ignorancia. Aquí el escándalo dura dos días, si es oficial, pero podemos discutir meses por declaraciones, rumores y supuestos romances (o supuestos rivales). Aquí son telenovelas.

Saludos,
Rodolfo López.

PD. Para aquél que leyó estas líneas como una crítica hacia México, pensando que pienso que estan "mas chidas las películas": no.

martes, 14 de septiembre de 2010

Detrás de las críticas a Twitter

Seamos realistas; entender las redes sociales lo hace cualquier adolescente.
Los medios tradicionales no son estúpidos, tienen miedo. ¿A qué? Es la pregunta que casi todo el mundo contesta mal. Twitter no es una agencia de noticias. No es una competencia directa. Es un medio, una herramienta para compartir mensajes, es decir, información. Esa información que tanto han trabajado algunos medios tradicionales por acaparar, por manejar a su antojo y conveniencia (de ellos o de quien lo pueda pagar).
Como cuando antes, -me contaban mis abuelos- ocultaban cosas y decían que el día había sido soleado. Hoy todavía lo hacen, con más pericia, en lugares tan "libres" como el mismísimo internet. Pero no todos han sabido hacerlo.

Y es ahí donde radica el miedo: sin importar que los medios tradicionales usen el internet y
las redes sociales (atinadamente o no), no pueden competir con la velocidad en que los usuarios
comparten información; lo que antes de la disponibilidad de la banda ancha e internet móvil le llamaban "en tiempo real".

Y su problema es simple, un medio noticioso tiene que hacer varias cosas:
  • Descubrir, localizar, o crear la noticia (por su relevancia, por su contexto, por encargo, etc.)
  • Crear la nota (reportaje, o lo que fuera) obteniendo la información, las citas, declaraciones, entrevistas, fuentes...
  • Publicarla; que implica revisión de redacción, edición del audio/video, de las imágenes que acompañen la nota y referencias a notas anteriores, la censura y autocensura editorial, la impresión del diario y su distribución/emisión del programa, etc. Y claro: no hacen todo eso por gusto o amor al arte, sino para ganar dinero, necesitan patrocinadores y consumidores.
Mientras, la información que circula en redes sociales como Twitter es mucho más directa y vertiginosa:
  • En muchos casos, los usuarios generan la información; son relatos de primera persona, la fuente misma es la que twittea desde la calle "esta pasando esto" o bien un artista o funcionario que declara algo desde su cuenta; se "saltan" a los medios tradicionales y su ineficiente y caro sistema de distribución; no son necesarios, al menos, para difundir cierto tipo de información (que quede claro: no suplantan al verdadero periodismo responsable -del cual tampoco queda mucho en los medios tradicionales).
  • Aún cuando no sean la fuente, la velocidad en que se difunde un tweet, un video, etc. es viral; claro, no todos los videos o información que circula en redes sociales le llaman así, pues el término "viral" se emplea y se entiende actualmente sólo para aquellos donde una gran cantidad de personas se ve "infectada", por seguir la analogía.

Pero la inmediatez sigue ahí: es la información la que se mueve horizontalmente, entre pares, entre usuarios; no esta limitada por un mercado específico de lectores, televidentes o radioescuchas al que las empresas informativas ofrecen sus productos noticiosos. (Ahí la información se mueve verticalmente)
No hay necesidad de crear el producto y venderlo, simplemente es información que fluye.

Pero ahí no acaba el miedo, ahí es donde el terror -de aquellos que no lo han comprendido- comienza. La información fluye porque suficientes personas la consideran relevante o digna de compartir y difundir.

Recordemos que los medios tradicionales y en especial los medios masivos han trabajado durante muchos años, con muchos recursos para forjar su credibilidad, es decir, su rentabilidad.
Para crear en sus consumidores de noticias la necesidad de su producto.
Han trabajado para vender algunos chismes y rumores como noticias, pero sólo aquellos que convengan a sus intereses. Un ejemplo claro es el llamado "periodismo de espectáculos", pero no muy diferente es el juego de la política, que ha tenido desde siempre a los medios masivos como vehículo para llegar, convencer, entretener, distraer o incluso engañar a la opinión pública.

¿Cómo decirle a un público que cada vez cree menos en los medios tradicionales, que cada vez desconfía más de la información oficial, que debe de creer ciertas mentiras pero desdeñar otras?
¿Cómo competir con la información que circula libremente?
Simple: minimizándola, atacando al medio, a twitter u otras redes sociales.
Pero -por todo lo anterior- es una lucha perdida.

Es por ello que muchos medios tradicionales y actores políticos o sociales se dedican ahora a ser generadores de esa información, a jugar el nuevo juego: a tratar de ser virales.
Y en vez de atacar al medio -como twitter-, lo utilizan para sus fines.
Ejemplos exitosos hay muchos, Obama en su campaña, o en el posicionamiento de algún producto como parte del nuevo marketing, o de la creación de alguna "noticia".

Son sólo los medios tradicionales que por incapacidad o ignorancia atacan con falsos argumentos a las redes sociales. Se lee en sus notas el miedo, el propio, y el que conocen mejor: el miedo que tratan de generar en su público respecto a, en este caso, Twitter.

¿Tantos años cultivando una audiencia acrítica, desinformada, conformista, apática, acostumbrada a ser receptores pasivos de la información, para que llegue ahora un medio dos punto cero y les merme su negocio, su debilitada credibilidad?


¿Y por qué NO desconfiar de twitter?
  • Porque twitter no da noticias.
  • Porque son las personas las que comparten información.
  • Porque desconfiar de las personas y de la información que comparten y después compartirla uno mismo implica tener un criterio, discernir, evaluar esa información, su contexto, su verosimilitud;
    y eso sí es nuevo, y eso es malo para el negocio de las noticias; tendrían que hacer periodismo; sale mas caro y es menos rentable, que no es lo mismo: hoy las noticias son muy caras, y mas caro aún es vivir en la desinformación y el engaño con que mercenarios disfrazados de periodistas -simples empleados, igual de desinformados tratando de ganarse el pan- nos bombardean a diario.

Saludos,
Rodolfo López.

martes, 17 de agosto de 2010

La Era de la Razón.

Me pregunto si en el futuro, la gente verá incrédula la historia y lo ridículo de esta situación,
como nosotros vemos hoy al feudalismo, la Inquisición, la esclavitud, el fascismo, etc.
¿Porqué la gente se sometía? ¿eran tan ignorantes, tan ciegos, tan fácilmente manipulables?
Sí, lo eran; lo somos. La diferencia radica en que la gente del futuro tendrá como nunca antes en la historia, evidencia en fotografías, audios, video y texto de lo que hoy pensamos, hacemos y decimos.

Internet, por ejemplo, con toda su información, tan basta como parezca, en realidad son sólo algunos exabytes o zettabytes, o lo que fuera.
No muy adelante en el tiempo, con la tecnología siempre avanzando, toda esa información será fácilmente almacenada y procesada por inteligencia artificial.
¿Y qué encontrarán? Tendrán humor las máquinas y hombres del futuro y se reirán, o quizás llorarán, o comprenderán lo frágil y fugaz que es la "libertad" humana; nuestra existencia misma, traicionados por nuestra propia raza.

Para entonces no habrá conceptos de guerra ni paz; sólo habrá razón.
La razón: tan lejana hoy como ése futuro que aún no ha llegado.

Rodolfo López,
Agosto de 2010.

martes, 3 de agosto de 2010

Llueve

(Ciclo del agua, en google imágenes)


La lluvia cae del cielo, no te deja salir, inunda la ciudad y se va por el resumidero.
Un poco diferente al ciclo del agua ilustrado que enseñan a los niños en las escuelas.
Montañas, cielos, mares y ríos prístinos. Tan lejos de la realidad cotidiana urbana en que vivimos la mayoría de las personas. En México, según el INEGI, en 1950 vivían en zonas urbanas 42.6% de la población, en el 2005 pasó a 76.4 por ciento.

Yum Chaac, Señor de las Aguas, tenía el encargo de repartir equitativamente el preciado líquido en el Cielo y en la Tierra. Solicita a sus hijos, el lozano Noh Zayab y la guapa Xbulel que lo ayuden en su vasta tarea, pero ellos se dedican a jugar en vez de hacer su trabajo. Xhoné Ha era hija de ella y de Yaax Kin, el Sol Joven a quien su propio padre, el Gran Sol, le había pedido también ayuda en sus propios trabajos. Enterado este último del comportamiento de los hermanos, desencadena con su furia una tormenta en la cual la pequeña Xhoné Ha es arrastrada. El castigo del tío fue convertirse en agua subterránea, y el de la madre ser el agua que inunda, con una quejumbrosa voz de vientos que buscan a la hija perdida. Los árboles de chucum, bajo uno de los cuales la pequeña dormía, fueron condenados a llorar por no protegerla debidamente.

Los árboles que lloran (leyenda Maya, resumen)
Del libro
Leyendas del agua en México
(Andrés González Pagés, IMTA, México. 2005)
Enlace con comentarios: Razón y palabra #53.

Antes la lluvia significaba vida, renovación y fertilidad.
Hoy es más fácil ver los pronósticos del clima, contabilizar la precipitación de litros por metro cuadrado, pero muy pocos cuentan las historias del chipi chipi.

Diego Vasallo - Llueve



Comentario del que subió el video:
Apacible cancion de Vasallo (ex Duncan Dhu) con letra del poeta Roger Wolfe del disco La Maquina del Mundo de 2006.
Es acompañada por imágenes de la magnifica trilogía de Michelangelo Antonioni: La Aventura, El Eclipse y La Noche.
Se rescata imágenes de la bella actriz Monica Vitti, musa del director italiano.
"no olviden su paraguas" dice casi siempre alguna voluptuosa presentadora del clima.

Saludos.

viernes, 21 de mayo de 2010

Reflexiones sobre el Caso Paulette

El caso Paulette es importante porque demuestra una vez más, y a la vez deja un precedente, sobre el mal actuar de las autoridades y los medios de comunicación, que son dos formas de verlo:

Por un lado, el caso periodístico, noticioso, que cayó desde muy temprano en lo sensacionalista; en amarillismo y telenovela. Éso no me importa mucho, es reflejo de lo que ya existe, y quizás lo comente en otra reflexión.

Por otro lado esta el caso pericial, de investigación; la impartición de justicia, el desempeño de las autoridades.

Fallaron en su manejo de la información, su comunicación, la cara que dan a la sociedad.
Siempre aparecen tarde y mal, a la defensiva como sintiéndose acusados o bien a la ofensiva con cara de "aquí no pasa nada y todo esta bien, sabemos lo que hacemos", pero de forma tragicómica, pues tanto en el discurso como en los hechos demuestran muchas veces que NO SABEN lo que están haciendo.

Y peor aún, lo más importante, asumiendo como cierta su resolución del caso, fallaron en encontrar el cuerpo de la niña que siempre estuvo ahí.

Es un precedente porque, en casos grandes, complejos, por ejemplo en la llamada "guerra contra el narco" uno no espera una solución pronta y definitiva; se sabe que es un problema que tomará años resolver, y en parte se escudan en ello. Pero esto...

Asusta el pensar que éstas son la autoridades que nos "gobiernan", que nos protegen, que garantizan la aplicación de la ley, nuestra seguridad, el Estado de derecho.

Y asusta pensar que en cualquier mal momento, puedes ser víctima, ya no sólo de algún accidente, o de la delincuencia (sea organizada o no), sino también de la incompetencia de nuestras autoridades.

O cualquier combinación de las anteriores:























El gráfico se entiende así:

Si pasa algo malo y es culpa de alguien, ése alguien, por lo general cometió delito.
Si no es culpa de nadie, es un accidente o un desastre natural.
Hay veces que son ambas cosas, en diferentes grados: un delincuente mata a un cardenal pensando que es un narco rival. Éso estaría entre delincuencia y un poco hacia accidente.

Pero en cualquier caso el actuar de las autoridades agrava o alivia el efecto negativo del hecho; ahí entra el eje vertical de la gráfica.

Así por ejemplo:

Guardería ABC -> Accidente fatal (si no se incendia, ni nos enteramos) como producto de la negligencia (incompetencia) de las autoridades, con posibles responsabilidades penales (delincuencia).

Estudiantes Juárez -> Se sabe ahora que los delincuentes confundieron a los estudiantes con miembros de un grupo criminal rival llamado doble A (Artistas Asesinos), es decir, fue un "accidente" por parte del grupo delictivo, donde las autoridades actuaron deficientemente, incluso acusando de delincuentes a los estudiantes asesinados.
Nótese que aquí lo de "accidente" no es en ningún momento atenuante de la responsabilidad de los asesinos, sino un reflejo de la causa que más que atenuar, agrava el caso, pues confirma que las víctimas eran inocentes.

Etc.


En general la gráfica indica que el actuar incompetente de las autoridades perjudica la resolución de cada caso y la percepción que tiene la gente sobre el mismo, y que hay muy pocos casos ejemplares donde se da lo contrario.


Saludos, Rodolfo.

martes, 27 de abril de 2010

Aquel extraño.

Aquel extraño.

Extraño al extraño que me contaba aquel cuento famoso de la desconocida,
el que empezaba con el final, sí, como el soundtrack de la película muda cuyo
único título conocido era "Título Desconocido".
Pregunten por ella en el Blockbuster. No la tienen pero es divertido
ir y preguntar. Es mejor que no ir y luego no preguntar nada.

A aquel extraño lo conocía muy bien, no era un extraño para mí,
pero él era extraño por sí solo. No recuerdo cómo se llamaba,
nunca llego a llamarse a sí mismo en frente de mi. Quizás se decía "yo",
pero de forma despectiva, por ser un nombre tan vulgar.

Él vestía de manera peculiar, hablaba raro, caminaba diferente y respiraba
muy chistoso... al menos eso me dijo, porque cuando yo lo conocí parecía
un hombre extraño cualquiera.

Un día me dijo: "Un día me dijo una mujer: 'un día me dijo un tipo que
al mal tiempo buena cara; pero siempre hacemos mala cara al buen tiempo;
si es un día soleado, asomamos la cabeza y fruncimos el ceño por el sol...'.".
Sí, -le dije- yo se lo dije. Sí, por eso te lo dije -me dijo.
Él sabía hacerme ver mis errores sin ofenderme; hasta que lo entendía,
entonces sí me ofendía pero él ya se había ido.
Me dejaba solo y callado, como me gusta estar.
Quizás por eso me caía tan bien.

Otro día me contó una cosa estúpida; era un gran secreto, pero al contármelo
dejó de serlo, y ya que no lo es, se los puedo contar:
Él dormía con un silbato amarrado a la nariz.
Así, con el sonido, no podría olvidar el respirar.
Pero era demasiado ruidoso para dormir, por lo que también se ponía
tapones de goma para los oídos. Con los cuales no podría escuchar
el sonido de su despertador, así que usaba otro método:
ponía una lámpara de aceite con la cantidad exacta de éste para durar toda la noche.
De esta forma, cuando se apagara y estuviera todo oscuro, sabría que ya había
amanecido, porque su habitación no tenia ventanas.
Con toda esa luz, prefería dormir con las sábanas cubriéndole la cabeza,
lo que le dificultaba respirar... eso explicaba lo del silbato.

Si, era un extraño muy extraño, incluso para otros extraños que eran extraños.
Un día a un loco que gritaba "¡El fin del mundo está cerca! ¡Arrepiéntanse!"
le dijo: "cállate que si alguien te lo cree vas a tener competencia".
No le gustaba hablar con otros extraños extraños, porque decía que estaban locos.
Que él estaba loco, y eventualmente todas las conversaciones terminaban
discutiendo quién tenía la locura más grande; inseguridad masculina, decía.

Por eso siempre estuvo más cerca de las mujeres, y éstas casi siempre
se apartaban o le decían "hágase para allá!" o "¡ey! no se me arrime viejo cochino".
Eso no lo deprimía, sabía que las mujeres, como todos los animales dominantes,
tendían a defender su territorio.

Le conocía novias a las que no veía, y amantes a las que no amaba.
Sí creía en el amor, por eso no se arriesgaba.
Decía que el amor era una puerta que le abría la ventana al odio,
o al revés, porque no sabía de arquitectura ni feng-shui.
Que porque si no amas realmente, no puedes odiar realmente.
No por las tonterías esas del equilibrio universal, sino porque el que no
tiene nada que perder, no tiene nada.
Y el que tiene todo, no puede querer mas nada.
Así que concluía que todo el mundo TENIA POCO.
y todo el mundo QUERIA MAS.

Su teoría era que si él siempre quería poco, siempre tendría más.
Y así era; si tenía dos pesos, él quería tener un peso.
No era afortunado, se afortunó de su pobreza. Lo que muchos llamaban humildad o generosidad, él sabía que era orgullo y vanidad. Que estaba alimentando su ego, sus deseos.
Me pregunto qué estará deseando ahora...
Quizás desee no ser recordado, ni ser leído.

FIN.

@RodolfoLopex. 2005.

¡Feliz Día Mundial del Diseño!